Cine cubano en la competencia del Festival


Para la próxima edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (FINCL) varias son las propuestas cubanas en las diferentes categorías del concurso. Con una amplia participación de cortometrajes de ficción y documentales de largometraje, cada uno de las categorías representada con tres obras.

En esta edición, la número 41 del más importante evento cinematográfico desarrollado en la Isla, se aprecia una cifra menor de filmes cubanos en el apartado largometrajes de ficción, donde solo compite Buscando a Casal (Jorge Luis Sánchez, 2019).

Filme Buscando a Casal, una de las obras cubanas en la selección competitiva del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano. Fotos: Cortesía del autor

 

Dedicada a la figura del poeta modernista cubano Julián del Casal, el filme se centra en su quehacer como intelectual y como representante de la libertad de expresión frente al poder español. Para la construcción del relato fílmico, Sánchez se ha concentrado en el cerco que vive el poeta después de publicar un artículo sobre el Capitán General de la Isla.

Igualmente, solo una propuesta se incluye en el apartado ópera prima, se trata de Agosto (Armando Capó, 2019), obra que ya cuenta con un recorrido internacional y que le abre las puertas a su realizador, más conocido en su faceta como documentalista.

En la categoría de animación se encuentra Pez luna (Amhed A. Bueno, 2019), la única pieza completamente cubana, aunque dentro de este acápite se incluye también Misión H2O (Álvaro Cáceres, 2019), coproducida entre Venezuela y Cuba, con destacada participación de los Estudios de Animación del ICAIC.

El resto de las categorías están representadas con mayor número de obras, como es el caso de los cortometrajes en documental, en la cual compiten en buena lid Rumbatá (Isabel Santos, 2019) y En busca de un espacio (Marilyn Solaya, 2019).

Como su nombre lo indica el documental Rumbatá es una parte de la historia de esta agrupación músico-danzaria, y formó parte de las actividades programadas por el ICAIC en la Jornada de la Cultura Cubana.

Mientras, En busca… es otro intento por recuperar la historia de las mujeres cubanas en la construcción del relato de la nación, aspecto que en muchas ocasiones ha sido relegado.

Tres excelentes propuestas son parte del listado de obras en la categoría de largometraje documental: Brouwer. El origen de la sombra (Katherine T. Gavilán-Lisandra López Fabré, 2019); Órgano (Rosa María Rodríguez, 2019) y Retrato de un artista siempre adolescente (Manuel Herrera, 2019).

Por su factura, Brouwer… resultó una de las obras más premiadas en la pasada edición de la Muestra Joven ICAIC, y su inclusión en la selección en competencia del Festival confirma su calidad en la presentación de un artista que es parte de la historia de la música cubana. Leo fue el líder fundador del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, proyecto que revitalizó el arsenal de nuestra historia musical y una obra colectiva que merece toda la atención por su enorme influencia en las vertientes de la composición y los arreglos.

También sobre la influencia de la música cubana —mucho se ha dicho que es la música la manifestación que mejor recoge la diversidad de nuestra cultura—, está Órgano, acercamiento a la familia Ajó, fiel defensora de la tradición en el uso del órgano, instrumento que hoy distingue su legado familiar.

Cartel de Órgano, largometraje documental que compite en el Festival.

 

Otro acercamiento al cine cubano y sus figuras es el que realiza Retrato…, pues, a medida que indaga en la vida del cineasta Julio García Espinosa, se realiza un recuento del cine cubano en las últimas décadas.

Con el mayor número de obras en competencia, el cortometraje de ficción se establece como una de las formas más recurrentes en el quehacer de los cineastas jóvenes, también relacionado con el hecho de que resulta más barata su realización como forma expresiva de historias breves.

En tal sentido, Alberto (Raúl Prado, 2019), Dos veteranos (Eduardo del Llano, 2019), Fin (Yimit Rodríguez, 2019), Flying pigeon (Daniel Santoyo, 2019) y Generación (Carlos Lechuga-Marcos Castillo, 2019), confirman esa diversidad en los estilos narrativos por los cuales transitan.

Junto a estas propuestas se incluyen otras en diferentes secciones del evento que tendrá lugar en La Habana desde el día 5 y hasta el 15 de diciembre. Sobre el resto de las realizaciones cubanas que participan en el Festival volveremos en una próxima nota.



Source link

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este portal web utiliza "cookies" propias y de terceros para su mejor experiencia de usuario y publicidad personalizada. Si continúa navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CubaPrisma