Cubanos residentes en el extranjero donan gorras y pulóveres a peloteros y aficionados en la Isla


El protagonista de esta primera historia es uno de los tantos cubanos asentados en el sur de La Florida, a quienes la distancia no ha hecho olvidar las pasiones que los acompañaron desde niños. También, y ahí radica el motivo de esta historia, es el “culpable” de que en los play off de la actual Serie Nacional de Béisbol los Toros de Camagüey luzcan gorra nueva.

“No hice nada de esto por publicidad. Yo soy solo un fanático más”, aclara, antes de poner como única condición al diálogo con El Toque el respeto de su anonimato. Quienes deseen conocerlo ‘en persona’ podrán encontrarlo siempre al otro lado de su perfil en Facebook, donde bajo el sobrenombre de Juancho HL alienta fiel a la novena agramontina.

Sobre las gorras en cuestión mucho se ha hablado durante los últimos días. A veces, sin rastro de objetividad. La semana pasada, por ejemplo, un sitio digital aseguró que formaban parte de un proyecto mayor, que incluía uniformes, pero que había sido vetado por la Federación Cubana de Béisbol. Otros rumores apuntaron a las pretendidas ganancias con las que podrían estar haciéndose los impulsores de tan afortunada idea.

Las prendas saltaron a la fama la noche del primer juego entre camagüeyanos e industrialistas, ante un estadio Latinoamericano desbordado por una de las mayores concurrencias de su historia. Para Juancho, que seguía el encuentro desde Miami, aquel fue uno de los momentos más felices de su vida.

“Aunque yo había propuesto que las utilizaran si clasificábamos a la postemporada, todo dependía de que Borroto (Miguel Borroto, director del equipo) e Isabelita (Isabel González Cárdenas, presidenta del Gobierno Provincial en Camagüey) obtuvieran los permisos necesarios para hacerlo. Fue una sorpresa tremenda cuando vi salir el primer jugador al terreno”, cuenta.

NOCHES DE ALIBABA

Aunque por su presencia en las redes pudiera pensarse que suman muchas más, en realidad las ‘gorras de Juancho’ son solo 200. “Fueron dos encargos, de 100 unidades cada uno, pues esa era la cifra mínima exigida por el fabricante en China para ofrecerlas al por mayor”.

Antes que las gorras, Juancho y varios amigos habían barajado la posibilidad de enviarle al equipo pelotas para los entrenamientos, pero la dificultad de cómo pasarlas a través de la Aduana los hizo desistir de ese empeño. Fue entonces que nuestro ‘héroe’ echó mano a su profesión, la arquitectura, y su pasión por el diseño, para ponerse en el camino que lo llevaría al desenlace de esta historia.

“Al inicio, pensé en encargarle uniformes a los muchachos y hasta llegué a confeccionar un prototipo, que es el que luego apareció publicado en Camagüey Team (el mayor grupo en Facebook de seguidores del conjunto camagüeyano). Era una idea ambiciosa, pues implicaba producir los trajes para los jugadores y camisetas para los aficionados. Las segundas, vendidas al menor precio posible, ayudarían a pagar el costo de los uniformes de los Toros”.

La compleja trama de la Serie 59 impidió convertir en realidad el proyecto. “Por un lado estaban los plazos de entrega que podía garantizar el fabricante y, por el otro, los numerosos cambios de roster que se produjeron a lo largo de la segunda fase”, recuerda Juancho.

En un hecho inédito, esta vez las novenas clasificadas a la hexagonal debieron escoger refuerzos y ‘refuerzos de los refuerzos’; además, los semifinalistas volvieron a tener la posibilidad de sumar jugadores a sus nóminas. Para un padre de familia y “trabajador de ocho a cinco” era virtualmente imposible seguirles el paso a tantas novedades. “Tampoco podía perder de vista el tema de las tallas, ni el tiempo de envío desde China, y pensar en cómo mandar los trajes a Cuba… Era tan complicado que al final tuve que desistir de la idea”.

Las gorras vinieron a salvar la situación. Casi contrarreloj, Juancho creó un diseño que conjugaba un modelo empleado por Camagüey a comienzos de la década, el logotipo de la selección y la leyenda identificativa de la temporada “tejida en el mismo sitio en el que durante la serie 2000-2001 los jugadores bordaron el número del recién fallecido Miguel Caldés.

“Fue una batalla explicarle todo aquello a la china con la que negociaba a través de Alibaba (una plataforma de comercio electrónico internacional). Nos comunicábamos siempre de noche, debido a la diferencia horaria, con la presión del tiempo”.

El día que recibió el primer centenar de gorras, Juancho supo que tantos esfuerzos no habían sido en vano. Los restantes capítulos de la historia se eslabonaron como en un guion cinematográfico.

“Apenas las mostré en Facebook la cuenta me ‘explotó’. Todo el mundo quería una, lo mismo en Miami que en Cuba. La noticia se regó con tanta rapidez que hasta un jugador del equipo me escribió preguntando cómo podía comprar la suya. Era el momento que había esperado. Para mí, fue una satisfacción tremenda poder decirle: ‘No te preocupes, que las de ustedes van a llegar pronto, son un regalo de los fanáticos camagüeyanos”.

Pocos días después, luego de entrar a la Isla distribuidas entre pequeños envíos traídos por familiares y conocidos, las sesenta gorras de los Toros fueron llevadas al estadio por un amigo de Juancho, y entregadas durante una sesión de entrenamiento. Faltaba poco más de una semana para el comienzo de la semifinal.

Del lote, la venta de unas sesenta unidades bastó para pagar lo invertido. Las restantes fueron las regaladas al equipo y distribuidas entre algunos de los seguidores más fieles. “Lo importante es que estuvieran en el estadio apoyando por la conquista del título”, dice Juancho, sin ocultar la satisfacción por el éxito del proyecto.

Gorras compradas por Juancho en el sitio de comercio electrónico Alibaba para peloteros y aficionados del equipo Camagüey

Gorras compradas por Juancho en el sitio de comercio electrónico Alibaba para peloteros y aficionados del equipo Camagüey

LA PASIÓN NO TIENE FRONTERAS

A Pablo Ávila —cubano residente en Texas, Estados Unidos—, los seguidores de la pelota cubana lo han visto muchas más veces de las que imaginan. Ya sea con el uniforme de Las Tunas o del equipo Cuba, ha sido captado por las cámaras en estadios de Panamá, México, Colombia, Corea del Sur, donde ha jugado la novena nacional.

Aunque es holguinero, empezó a “hinchar” por los Leñadores por equivocación.

“Fui al estadio de Bayamo a unos de los juegos de la final de la Serie 57 a apoyar a los refuerzos holguineros en el equipo de Granma. Me equivoqué de grada y terminé en la de los aficionados de Las Tunas”.

Como Paumier, pelotero de Holguín, era por entonces refuerzo del equipo tunero, Pablo sintió que allí también estaba su lugar. “Ahí empezó mi pasión por Las Tunas”.

Ese día aprovechó para repartir pelotas a los niños y jóvenes que disfrutaban del juego.

En esos trajines beisboleros conoció a Elidia González Leyva, una de las aficionadas más intensas y quien preside una peña femenina seguidora de los Leñadores. Pablo ha contribuido con gorras, pulóveres y otros suvenires para ellas y la afición en general.

“Siento un gran regocijo en apoyar con lo que esté a mi alcance”, asegura Pablo, quien, a través de la Fundación Ávila, también apoya a niños con cáncer en Cuba y los Estados Unidos.

Entre sus sueños también está poder contribuir con uniformes e implementos deportivos para los atletas de las categorías menores.

“La idea es que sea la propia peña deportiva femenina la que patrocine algún equipo de las categorías infantiles, y les entregue los guantes, zapatos, uniformes, bates”, revela.

Esta iniciativa contribuiría con los torneos locales, cuyos trajes de béisbol y otros insumos, no siempre pueden ser asumidos por la industria deportiva nacional o se reciben con retraso.

“Siempre que pueda, yo voy a ayudarlos”, concluye Pablo.

Pablo Ávila ha contribuido con gorras, pulovers y otros suvenires para la afición del equipo de béisbol de Las Tunas,

Pablo Ávila ha contribuido con gorras, pulovers y otros suvenires para la afición del equipo de béisbol de Las Tunas,

¿CARENCIAS O FALTA DE GESTIÓN?

En octubre pasado varios medios locales publicaron fotos de los esfuerzos del Fondo Cubano de Bienes Culturales en Camagüey para brindar a aficionados pulóveres, gorras, llaveros, banderillas, pegatinas y otros artículos relacionados con Los Toros de la Llanura.

Durante aquellos días del Juego de las Estrellas en territorio agramontino, la oferta fue inferior a la demanda. “Los productos volaron”, según aseguraron algunos camagüeyanos.

Artículos comercializados por el Fondo de Bienes Culturales. Foto: Tomada de la página de Facebook de Radio Camagüey

Artículos comercializados por el Fondo de Bienes Culturales. Foto: Tomada de la página de Facebook de Radio Camagüey

En Las Tunas, provincia ganadora el año anterior y una de las cuatro finalistas de la actual temporada, la venta de suvenires relacionados con el equipo Los Leñadores, fue casi inexistente durante esta serie.

“La mayoría tuvo que traer pulóveres y del extranjero”, cuenta Ricardo Morales. “Un conocido, después de buscar en varias tiendas la combinación de colores del equipo, trajo de España algunos suéteres que repartió entre amigos. También vuvuzelas”.

En Santa Clara, sin embargo, en la tienda Galerías Parque, se exhiben de forma permanente gorras, pulóveres, llaveros y otros souvenirs del equipo Villa Clara.

“El año pasado se vendieron mucho más”, dice una tendera. “Sin embargo, como ahora le fue tan mal al equipo, ya casi nadie compra estos productos”.

En el grupo de Facebook Serie Nacional de Béisbol, con más de 55 mil miembros, varios cubanos han propuesto cambiar el diseño de las chamarras y han compartido algunas de sus propuestas. “Es preciso modernizar el diseño y darle al béisbol una nueva imagen”, aseguran.

CUALQUIER AYUDA ES BIENVENIDA

Aunque ha recuperado sus producciones con respecto a otros años, todavía es insuficiente el alcance de la industria deportiva Batos, encargada de producir artículos e implementos deportivos, confecciones textiles e insumos para el sistema deportivo cubano.

En declaraciones a Cubadebate, Andrés Alberdi, director de la entidad, reconoció que sus producciones se venden directamente al INDER, quien a su vez se encarga de la distribución y comercialización.

“Se ven trajes de béisbol a altos precios en alguna tienda por ahí, eso no tiene nada que ver con nosotros. No le vendemos a nadie por ahí ningún vestuario para eso ni en moneda nacional ni mucho menos en divisa”.

Sin embargo, varios aficionados comparten la opinión del comentarista Otro Cubano Más, quien asegura que “la producción para la venta a la población con varias líneas (económica, cara y para turistas) e incluso para la exportación, podría contribuir a los ingresos económicos de la empresa y la satisfacción de los aficionados”.

No obstante, Alberdi aseguró que no pueden todavía producir para el pueblo. “Tenemos que pensar en satisfacer las necesidades del movimiento deportivo organizado en este momento y seguir trabajando en la base que es nuestra prioridad”, aclaró.

En un recorrido por la Empresa Deportiva Batos en junio de 2019, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel “insistió en la necesidad de romper la mentalidad importadora que a veces frena la iniciativa y las propuestas para superar los problemas”.

Ante las limitaciones internas y externas —el bloqueo de EEUU impide la compra de insumos y materias primas—, la ayuda de los cubanos residentes en el extranjero, y las iniciativas de trabajadores por cuenta propia podrían ser un alivio para la demanda de los aficionados, y hasta para el desarrollo del movimiento deportivo cubano.

Ante la escasez de productos personalizados para apoyar a los equipos, los aficionados del béisbol optan por alternativas como poner pegatinas a las gorras. Foto: Glenda Boza

Ante la escasez de productos personalizados para apoyar a los equipos, los aficionados del béisbol optan por alternativas como poner pegatinas a las gorras. Foto: Glenda Boza

 

Si te gustó este texto puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.





Source link

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este portal web utiliza "cookies" propias y de terceros para su mejor experiencia de usuario y publicidad personalizada. Si continúa navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CubaPrisma