Kendrys Morales, el mejor de los últimos 30 años, fin de la historia


Nos negamos a dejar ir a un hombre como Kendrys, rechazamos la idea de no verlo más en un diamante jugando al primer nivel (web screen shot)

Por Alexander García Milián

En Kendrys Morales se funden un cumulo inmenso de sensaciones, el amor, el odio, la esperanza, la ilusión; en su rostro está  plasmada la imagen  de una generación que pensó las cosas podían ser diferentes, Kendrys es un símbolo, un talismán, es el ídolo de miles de cubanos que vivimos aquellos años de gloria de Industriales a finales de los 2000.


Cuando leo la noticia del posible retiro, veo esa foto tan nítida, muy bien lograda, una foto de Kendrys en el banco con el traje de los Angelinos, es un hombre en plenitud de facultades dispuesto a comerse al mundo; luego como un trueno veo otra imagen, Kendrys con el traje a rayas de los Yankees  tras conectar un sólido batazo mira a lo lejos del right field cuando la bola cae de jonrón en los palcos del estadio de los Bombarderos; ahora es un tipo más viejo pero aun lleno de ganas, es una cara que expresa orgullo por lo que es, un gran profesional.

Las
teclas suenan y los compases que emiten en el ordenador presagian el final de
algo, quizás el último artículo, la última crónica- pienso-pero veo en cámara
lenta la secuencia de aquel jonrón ante Brasil y se vuelve imposible ponerle
punto y final a la figura de Kendrys.

Una vez más para mí, las claves del asunto pasan por Miami tal como en años anteriores, antes de Oakland y Yankees; un icono del calado de Morales, más siendo cubano sería un plus de lujo para los peces y para la popularidad de Jeter.


Ahora
las esperanzas parecen esfumarse y nos negamos a dejar ir a un hombre como
Kendrys, rechazamos la idea de no verlo más en un diamante jugando al primer
nivel, en mis fueros creo que puede aportar otro extra, siempre ha sido así,
dando el extra y es loable entregarle el beneficio de la duda.

Las analogías fluyen otra vez como en tropel, Kendrys la figura, el novato del año con marcas insuperables, Kendrys a veces como Hulk,  a veces como Robin; Kendrys bajando al abismo, subiendo luego como el renacido… la ilusión se va , la ilusión de verlo como el grande, como el mejor pelotero, se va así rápido, pero regresa en un santiamén cuando la despacha a las dos manos; Reales, Marineros, Atléticos, Yankees, ahí está la historia, fue el mejor, es el mejor pelotero cubano que ha salido de la Isla en los últimos treinta años, más… es un latino de pura cepa.

Nos vemos a la vuelta






Source link

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este portal web utiliza "cookies" propias y de terceros para su mejor experiencia de usuario y publicidad personalizada. Si continúa navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CubaPrisma