Leslie Anderson y la apología del regreso a Cuba


El oficialismo ha vendido con sutileza como recetas fallidas la experiencia profesional de jugadores como Anderson, Arrebarruena, Cerce y compañía (Foto: Boris Luis Cabrera)

Por Alexander García Milián

Ya Camagüey retomo el paso ganador  y los fantasmas de la debacle comienzan a alejarse; Camagüey retomo su paso, Borroto respira más tranquilo, al menos el cuarto lugar parece seguro, la tragedia en el Latino quedó atrás y el sueño sigue.


Entonces
aquí, en este punto, cuando todos miran al mismo Borroto o a Alexander Ayala,
al pitcheo de Yousimar Cousín y Yariel Rodríguez, cuando eso sucede el hombre
de los milagros- Leslie Anderson- parece un simple eco que ni se escucha.

Cuando
hablo de apología a los caídos, me refiero al hecho de que el oficialismo ha
vendido con sutileza como recetas fallidas la experiencia profesional de
jugadores como Anderson, Arrebarruena, Cerce y compañía- ninguna de estas
figuras  con números para nada loables en
el circuito de Ligas Mayores-  pero si
resaltables por su calidad respecto al certamen doméstico.

Ya las escaramuzas de Riquimbili y de Alexey Ramírez son parte de lo que pudo ser un día y no fue, de esas tormentas que parecían barrer con todo y posibilitar empezar de cero; los que quedaron fueron eso, los caídos, los de guarismos más discretos- … sin dudas la excusa perfecta para ponderar la Serie Nacional y aniquilar a hombres como Leslie, hombres ya sometidos al paso de los años.


Pero
la propaganda somete con vileza por un lado y el pueblo aplaude por otro, pues
cuando tratan de opacar a la figura de Anderson, la gente en cada provincia le
regala su admiración y respeto.

Las
contradicciones se acrecientan y nada se entiende, de incomprensiones y
enfoques errados está lleno el quehacer de las autoridades, de los “cerebros”
que trazan políticas nefastas como estas, por un lado te hacen ver la luz y por
el otro te muestran la cara oculta de la luna, como en aquella famosa novela.

En
su momento el regreso de estos peloteros mencionados, incluido Leslie Anderson
se promociono con todos los bombos y platillos, pero de aquello… ¿qué queda?…
Arrebarruena ni por asomo mostro algo en el Premier, Pavel Quesada ni la vio
pasar; solo huelo falsedad y aún siento admiración por Anderson.

A
primera vista este pudiera un panegírico o un escueto epitafio sobre estos
peloteros que lo han dado todo, lo han dado todo y más que el jonrón o el
ponche cantado dejan un espíritu inmenso para disfrute de los aficionados.

Nos vemos a la vuelta.






Source link

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este portal web utiliza "cookies" propias y de terceros para su mejor experiencia de usuario y publicidad personalizada. Si continúa navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CubaPrisma