Pacientes de dengue en Cuba se quejan de las condiciones en que los ingresan (Imagen tomada de CubaNet/Autora: Yadira Serrano Díaz)

El Gobierno cubano oculta datos, e insiste en no declarar las provincias con mayor incidencia de casos de dengue, no obstante la crisis por la epidemia se acentúa y pacientes al oriente de la Isla se quejan de estar «amontonados en pulgueros», reportó para CubaNet la periodista independiente Yadira Serrano Díaz.


Según la reportera, a la par que los enfermos aumentan y se confirman más muertes por dengue, las autoridades utilizan métodos ineficientes para la prevención de la enfermedad y «adaptan» lugares sin infraestructura para atender a los pacientes.

«Es cierto que las enfermedades infecciosas causadas por el Aedes Aegypti, como es el caso del dengue, son consideradas endémicas de países tropicales como Cuba, donde las altas temperaturas propician la propagación de este agente transmisor», explicó el médico y especialista Roberto Serrano Delis.

«Y en Cuba desde hace algunos años se ha incrementado la incidencia de este virus, afectando a todos los grupos etarios, sobre todo a los niños», añadió.

Santiago de Cuba ha sido una de las provincias más afectadas con el azote del dengue, incluso las autoridades de salud han tenido que improvisar centros para albergar enfermos, porque los hospitales está abarrotados de enfermos.


Según el galeno, «las salas destinadas al ingreso, en áreas de salud como los hospitales y policlínicos, han sido insuficientes porque, en principio, albergaban los casos febriles, pero ahora internan a las personas después de cualquier malestar febril».

Santiagueros se han quejado de que los internan sin ni siquiera presentar los síntomas, y los obligan a permanecer en el hospital durante siete días, muchos revelan las pruebas han dado negativo al dengue, pero se han enterado más tarde.

Una entrevistada identificada como Ibernalis Poulot Zamora dijo que no entiende qué pretenden las autoridades con ingresar a personas sanas.

De acuerdo a Zamora durante una semana y por gusto, las personas supuestamente enfermas se ven obligadas a «sufrir mala alimentación, falta de higiene y el estar amontonados uno encima del otro en estos pulgueros a los que el gobierno llama salas. Y si te vas, te ponen una multa», agregó.

Tres locales que sirven como centro de ingresos para enfermos de dengue están operando en Songo La Maya, uno de ellos un policlínico local, otros dos son la Villa Deportiva y el Palacio de Pioneros, que en la actualidad se encuentran en ruinas.

Allí el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) ha ubicado una especie de «camastros» con palos amarrados para colgar los mosquiteros.

En un espacio reducido de más o menos dos metros cuadrados, hay ocho literas hacinadas entre sillas de hierro para los acompañantes.

Un joven que estuvo ingresado y no quiso revelar su identidad por temor a alguna represalia en su contra, explicó:

«En la Villa Deportiva hay como seis cuartos y cuando yo estaba allí había más de 100 personas. Los baños siempre estaban en malas condiciones y la comida era una porquería».

«Yo me pasé seis días y cuando me hicieron la prueba estaba bien», reveló el joven.

De acuerdo al doctor Serran Delis, a muchos pacientes no les comunican si quiera el resultado de los análisis, ya que la mayoría se niega a ingresar por las condiciones de los centros médicos.

Por otra parte la crisis energética que enfrenta el país ha afectado la campaña antivectorial que incluye la pesquisa activa de casos sospechosos y la fumigación.

Métodos que tampoco se llevan a cabo de manera sistemática, y en los que tampoco interviene personal capacitado, pues a menudo utilizan a estudiantes de primeros años de la carrera de medicina para hacer estos trabajos.

Serrano Delis advirtió que también hay casos de dengue hemorrágico, este produce complicaciones de forma secundaria a la enfermedad y puede llegar a causar la muerte.