Presidente Miguel Díaz-Canel asegura que en Cuba no hay una nuevo ‘período especial’ en la isla, pero que la población debe prepararse para enfrentar “carencias” en los próximos meses “sin sustos ni miedos”



 

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, compareció en la noche de ayer ante las cámaras de la Televisión estatal para reconocer finalmente, después de varios meses de ser un tema conocido por todos en la isla, que el país atraviesa una seria crisis de combustible que ha terminado por afectar la vida diaria de la población, aunque aseguró que esto no significa que el país «pasa por un segundo periodo especial como de los años 90».

“No estamos en período especial”, remarcó el mandatario, quien sin embargo admitió que esta crisis tiene efectos muy similares a lo visto en la década de 1990, cuando se hicieron habituales los apagones por falta de combustible y la afectación del trasporte publico.

Díaz-Canel alertó a la población que estuviese preparada «para unos meses en los que se hará sentir con mayor crudeza la grave situación energética que vive hoy Cuba».

Como viene ocurriendo en décadas, el culpable volvió a ser «el imperialismo yankee», esta vez encarnado en la figura del presidente Donald Trump, aunque esta vez el mandatario insistió que la crisis es puramente energética y no de abastecimiento, como ocurrió tras la caída del Campo Socialista.

«Tenemos barcos de cereales, granos, y otros víveres indispensables para la población, que nadie quiera presentar un escenario de desabastecimiento porque no es real», advirtió el gobernante.

«Existen productos para garantizar las producciones, aunque hay una situación energética coyuntural que impactará en la distribución de algunos productos, la transportación obrera y pública y la generación de electricidad, sobre todo en momentos de máxima demanda», alertó el mandatario, insistiendo que en los próximos meses se vivirá recrudecimiento de las «carencias», pero sin ofrecer mayores detalles sobre el tema.

Cuba importa el 80% de los alimentos que consume, en los cuales invierte unos 2.000 millones de dólares anuales. En los meses finales de 2018 y en los primeros de este año, se produjo un desabastecimiento de aceite, pollo, harina y otros alimentos.

“Esto no responde a la falta de gestión o a incapacidad del gobierno cubano,” dijo Díaz-Canel. “El pueblo cubano es muy alegre, pero si algún sufrimiento tuviera es culpa del bloqueo”.

En un tono distendido con el que buscó transmitir tranquilidad, el presidente escoltado por tres ministros, dijo que la situación hay que afrontarla «sin sustos ni miedos».



Source link

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este portal web utiliza "cookies" propias y de terceros para su mejor experiencia de usuario y publicidad personalizada. Si continúa navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CubaPrisma