Unesco incorpora actas capitulares de La Habana a Memoria del Mundo


Las Actas Capitulares del Ayuntamiento de La Habana (1550-1898) fueron inscritas este martes en el Registro Regional del programa Memoria del Mundo de la Unesco, que reconoce el alto valor patrimonial de la colección, donde se reflejan siglos de la vida cotidiana de la ciudad, pronta a cumplir 500 años.

El conjunto incluye 273 libros, entre ellos 200 originales, rescatados por el primer historiador de La Habana, Emilio Roig de Leuchsenring (1889-1964), actas trasuntadas (copias o transcripciones), borradores, resoluciones y acuerdos tomados por el cabildo de la capital cubana en sus primeros años.

«Esta colección es de una relevancia extraordinaria, y entregar este certificado (de inscripción) cuando La Habana cumple 500 años, es algo único», aseguró el secretario del Comité Regional para América Latina y el Caribe del programa Memoria del Mundo, Guilherme Canela, en el acto oficial.

Canela insistió en la importancia de preservar la memoria histórica para futuras generaciones y el trabajo de la Unesco a través de la iniciativa, que se ocupa de conservar y facilitar el acceso a documentos guardado en bibliotecas, archivos y museos del mundo.

Consideradas como el fondo más preciado del Archivo Histórico de la Oficina del Historiador de La Habana, las Actas Capitulares recogen las preocupaciones cotidianas de los habaneros en cuestiones como la tierra, el agua, el alumbrado, la alimentación, la higiene y los impuestos, desde la fundación de la villa en noviembre de 1519.

A través de estos escritos los investigadores han podido conocer, por ejemplo, que el abastecimiento de carne y pan fue uno de los problemas más tratados en las sesiones del Cabildo habanero en los siglos XVI y XVII.

De manera más global y por la posición geográfica de La Habana como «llave del nuevo mundo», las actas son una fuente imprescindible para estudiar el pasado colonial de Latinoamérica.

Según la presidenta del comité cubano del programa de la Unesco, Nuria Gregori, las actas coloniales del Ayuntamiento de La Habana contienen «un enorme caudal informativo» y proveen un «testimonio único» sobre acontecimientos como la Revolución Haitiana y la guerra hispano-estadounidense de 1898.

También permiten sopesar el papel de La Habana como primer puerto de contacto en los viajes desde España hacia América en la formación de las relaciones culturales y comerciales entre la metrópoli y sus colonias, aseguró la investigadora.

«No se puede escribir la historia de Cuba ni la del continente sin esta colección, que recoge los principales acontecimientos no solo de la isla, sino también de Europa», insistió por su parte el actual historiador de La Habana, Eusebio Leal.

El historiador de La Habana, Eusebio Leal (c), habla durante la ceremonia oficial de inscripción de las Actas del Ayuntamiento de la Habana (período colonial 1550-1898) en el Registro Regional del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO, este martes, en La Habana. Foto: Ernesto Mastrascusa / EFE.
El historiador de La Habana, Eusebio Leal (c), habla durante la ceremonia oficial de inscripción de las Actas del Ayuntamiento de la Habana (período colonial 1550-1898) en el Registro Regional del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO, este martes, en La Habana. Foto: Ernesto Mastrascusa / EFE.

Leal, principal artífice de la restauración de La Habana Vieja y su renacer como centro de actividad turística y social, recordó a su antecesor, Roig de Leuchsenring, y a «todos los que contribuyeron a que estos documentos llegaran hasta nuestros días».

El programa internacional «Memoria del Mundo» fue instaurado en 1992 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y actualmente cuenta con cientos de conjuntos documentales de casi todas las naciones.

Cuba se sumó en 2002 y hasta el momento posee 14 colecciones inscritas en el Registro Nacional, seis en el Regional y tres en el Internacional.

Entre los primeros patrimonios de la Isla protegidos por la Unesco están el Fondo José Martí, con toda la papelería del prócer y Héroe Nacional cubano, y el Fondo Celia Sánchez Manduley, con documentos de la insurrección dirigida por el fallecido expresidente Fidel Castro.

Resaltan también los negativos originales del Noticiero Icaic Latinoamericano y una colección presentada junto a Bolivia con manuscritos originales del guerrillero argentino-cubano Ernesto «Che» Guevara.





Source link

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este portal web utiliza "cookies" propias y de terceros para su mejor experiencia de usuario y publicidad personalizada. Si continúa navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CubaPrisma