Yasiel Puig sigue rompiendo barreras


Cuando Yasiel Puig, José Abreu y compañía llegaron a Cuba a finales del 2015 como parte del viaje de buena voluntad de MLB a la Isla, finalmente se derrumbó el enorme muro de contención que mantenía separados a muchos de los mejores peloteros antillanos de su fanaticada.

Casi cuatro años después, aunque las relaciones entre Estados Unidos y Cuba han vuelto a su habitual tensión y frialdad, varias de las grandes estrellas de la Isla en el mejor béisbol del mundo mantienen estrechos lazos con su afición primaria, la que los vio nacer y brillar en sus años de juventud.

Hace alrededor de un mes circularon las imágenes de José Abreu y Yoan Moncada en el parque 5 de septiembre de Cienfuegos, donde disfrutaron de un partido de sus Elefantes, y esta semana ha trascendido que el también sureño Yasiel Puig se dio un salto a Cuba, aunque el alcance de su viaje trascendió por completo los diamantes.

El poderoso jardinero, actualmente agente libre, llegó a la Isla en una expedición humanitaria auspiciada por su organización Wild Horse Children’s Foundation, mediante la cual entregó “miles medicamentos, juguetes y artículos de uso diario directamente a los niños en Cuba”, según escribió el propio Puig en Facebook.

En un video difundido en las redes sociales, se puede observar a “Caballo Loco” entrando al Hospital Pediátrico Paquito González Cueto de la capital cienfueguera, donde compartió con varios niños, sus familiares y el personal médico de la instalación.

“Esto no se había permitido antes, pero el béisbol es un idioma que trasciende cualquier barrera”, expuso Puig, reconocido por el trabajo de su fundación en Los Ángeles, Cincinnati y Cleveland, las ciudades donde ha jugado en Estados Unidos.

Yasiel Puig de los Rojos de Cincinnati posa para fotos con dos deportistas durante una presentación de la academia juvenil de los Rojos, el miércoles 30 de enero de 2019. (AP Foto/John Minchillo)
Yasiel Puig y su fundación han llevado la alegría a muchos niños en Los Ángeles, Cincinnati y Cleveland.(AP Foto/John Minchillo)

Anteriormente el cienfueguero había intentado llevar a vías de efecto esta iniciativa, pero no encontraba respuestas positivas, hasta que al final su insistencia y perseverancia le abrieron las puertas.

“Pudimos entrar al hospital y darles directamente nuestros artículos a los niños y sus familias, no hay palabras para la alegría que siento hoy”, añadió Puig, quien agradeció también el apoyo que ha recibido Wild Horse Children’s Foundation, a la cual se han unido muchas personas para recaudar fondos y contribuir con sus servicios.

“Les agradezco a todos desde lo más profundo de mi corazón”, puntualizó.

 



Source link

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este portal web utiliza "cookies" propias y de terceros para su mejor experiencia de usuario y publicidad personalizada. Si continúa navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
CubaPrisma